Academia en Guadalajara Dianthe

Blog

Un camino hacia el éxito académico… Ikigai en la adolescencia

Empecemos definiendolo…

El Ikigai es un concepto que se origina en la isla de Okinawa, Japón, donde la longevidad y la felicidad son notables.

Se representa como la intersección de cuatro elementos:

Lo que amas 💓: Aquello que te apasiona profundamente.Actividades que disfrutas y que te hacen perder la noción del tiempo

En lo que eres bueno haciendo 🙌: Tus habilidades naturales o adquiridas.Cosas que haces bien y que a menudo son reconocidas por otros.

Lo que el mundo necesita 🫶: Necesidades del mundo que puedes ayudar a satisfacer. Contribuciones que puedes hacer para mejorar la sociedad o el medio ambiente.

Por lo que puedes ser remunerado 💰: Actividades por las cuales puedes ser remunerado. Maneras de ganar dinero haciendo algo que tiene valor para otros.

Si, ya nos vamos introduciendo en el concepto… Nos empiezan a surgir preguntas, sigue leyendo y todo será más claro.

Centrémonos en la adoslescencia y su interés e incidencia para los estudios…

Adolescencia, esa etapa en la que la identidad se moldea y los horizontes se amplían, surge una filosofía japonesa que podría iluminar el camino de los jóvenes hacia el éxito académico: el Ikigai.

Aplicar esta filosofía a la vida académica de los adolescentes puede revelar un camino más claro y significativo hacia sus metas educativas.

La Búsqueda de la Pasión

En la adolescencia, la búsqueda de la identidad y la pasión es primordial. Descubrir lo que realmente les apasiona puede marcar la diferencia en el compromiso y el entusiasmo hacia los estudios.

Alentemos a los adolescentes a explorar sus intereses, ya que esta exploración puede conducir al descubrimiento de su Ikigai educativo.Integrando el propósito en el Aprendizaje.

El Ikigai no solo trata de descubrir la pasión, sino también de incorporarla en el día a día. Los adolescentes pueden sentirse más conectados con sus estudios cuando comprenden cómo estos contribuyen a su crecimiento personal y al bienestar de la sociedad. Así, el propósito se convierte en un motor que impulsa el rendimiento académico.

Equilibrio entre Desafíos y Habilidades.

El Ikigai destaca la importancia de encontrar un equilibrio entre lo que amas y en lo que eres bueno. Los adolescentes pueden enfrentarse a desafíos académicos, pero el Ikigai sugiere que estos desafíos deben ser abordados con habilidades que están al alcance.

Este equilibrio fomenta la resiliencia y la autoeficacia, fundamentales para superar obstáculos educativos.

El Papel de la sociedad en la Educación

El tercer elemento del Ikigai, lo que el mundo necesita, se traduce en la contribución a la sociedad. Incentivar a los adolescentes a comprender cómo sus habilidades y conocimientos pueden beneficiar a la comunidad refuerza el sentido de responsabilidad social.

Este enfoque puede motivarlos a esforzarse más en sus estudios al reconocer el propósito más amplio de su educación.

Reconociendo el Valor de la Diversidad de Habilidades.

El Ikigai abraza la diversidad de habilidades, reconociendo que no todos tienen las mismas fortalezas. Al aplicar esta perspectiva a la educación adolescente, podemos apreciar y nutrir una variedad de talentos. Esto fomenta un ambiente educativo inclusivo donde cada estudiante puede descubrir su Ikigai único y valioso.

Midiendo el Éxito más Allá de las Calificaciones

El Ikigai desafía la idea convencional de éxito, proponiendo una evaluación más real. Invitemos a los adolescentes a medir su éxito no solo por las calificaciones, sino también por su crecimiento personal, su contribución a la comunidad y la satisfacción personal.

Esta perspectiva puede reducir la presión académica y fomentar un ambiente educativo más saludable.

Si existiese unas personas que pudiesen guiar a los adolescentes en la reflexión sobre sus intereses, fortalezas y metas, ayudándolos a trazar un camino educativo alineado con su Ikigai. Esto no solo impactará positivamente en su rendimiento académico, sino también en su bienestar general.

Fortaleciendo al adolescente como persona con sus intereses y fortalezas conseguiríamos: una Generación con Propósito

Así los jóvenes no solo se preparan para el éxito académico, sino que también cultivan una base sólida para una vida llena de propósito y significado.

Es hora de cultivar una generación que no solo aprende, sino que también vive con Ikigai.

Nosotros desde academia Dianthe, creemos que todo alumno necesita ayuda para encontrar su camino, y conseguir su próposito requiere de un trato muy cercano donde se conozca al estudiante como persona y saber sus fortalezas e intereses.

Dia a día les ayudamos desde un entorno familiar y cercano, donde se sientan agusto y tranquilos, y entendamos sus prioridades, teniendo contacto directo con sus familias. 👨‍👩‍👧‍👦

Porque en Academia Dianthe » ayudamos a las personas a crecer». 😍

Categorías

…es mejor enseñar, que dar la solución…